Textos

El MMA Femenil, su evolución, el paso de antorcha y un gran 2015

Fightland Blog

Por Claren Anderson

Fotografía por Josh Hedges/Zuffa LLC.

La genialidad y efectividad de Ronda Rousey fueron las causantes de cortas peleas y emocionantes desenlaces, que al final del día suscitaban decepción y aburrimiento por el hecho de pensar que las MMA femeniles giraban sólo en torno a ella, manteniéndose como la reina absoluta sin tener siquiera una rival digna; pero el poder, la técnica y la contundencia de Holly Holm le dieron un giro inesperado de 180 grados, abriendo paso a una nueva era: la coronación de su segunda campeona en las 135 libras. Así como Ronda marcó el ritmo del MMA femenil en los últimos años, su caída resaltó como el suceso más importante de 2015, pero el ámbito femenil pasó por mucho este año, se estableció una de atletas más completas, Joanna Jędrzejczyk, como campeona de las 115 libras, con talento y agresividad, siguió Invicta FC como la promotora especialista y una gama de talento nuevo que entrega gran promesa.

Éste fue el año en que Ronda Rousey ganó más fama y dinero por su carrera como peleadora. Y es que en tan sólo cuarenta y ocho segundos acabó con Cat Zingano y Bethe Correia, dos rivales ranqueadas que se perfilaban como peligrosas retadoras, en especial la primera. La judoca, sin embargo, por enésima vez, terminó sus peleas de forma espectacular e inevitablemente se siguió vendiendo como la mejor artista marcial mixta del mundo. Lo hizo ver fácil y probablemente lo pudo seguir haciendo si es que le daban una tercera pelea con Miesha Tate, pero afortunadamente—por el bien del deporte—no fue así.

UFC tuvo serios problemas en conseguirle buenas contrincantes a “Rowdy” Rousey por las razones que ya sabemos y que no son necesarias explicarlas. La promotora, con mucho esfuerzo, hacía el arduo trabajo de buscar y buscar, mientras que la judoca ganaba y ganaba. Incluso se pensó que pasaría lo mismo cuando Holly Holm llegó ya que tuvo un desempeño ordinario ante Raquel Pennington. Por supuesto, luego se rectificaría dominando a Marion Reneau.

La confianza en Holly Holm fue sólo para hacer una pelea atractiva entre dos deportistas de élite: una judoca olímpica y campeona del mundo en MMA en contra de una múltiple campeona del mundo en boxeo. Las apuestas iban de todas formas para Ronda Rousey y las expectativas apuntaban a una vertiginosa sumisión o, por qué no, un contundente nocaut, por parte de la campeona, desde luego. La realidad, sin embargo, es que una estrategia perfecta, un boxeo prolijo y una contundente patada a la cabeza harían historia. Holm le dio a Rousey su primera derrota y se quedaría con la corona gallo femenil del UFC. Ésa fue la historia que marcó el MMA femenil en 2015, pero no todo queda allí.

Fotografía por Adam Nurkiewicz/Zuffa LLC.

La categoría paja y su título, mientras tanto, se han mantenido en el poder de Joanna Jędrzejczyk, quien tuvo un 2015 impresionante. Primero le ganó a Carla Esparza para conseguir el título, pero lo hizo de una manera fulminante, consiguiendo un nocaut técnico en el segundo round. Después con otro nocaut técnico defendió el cinturón ante Jessica Penne y tras cinco rounds entretenidos contra Valérie Létourneau terminó vencedora, dejando un panorama con sólo una clara retadora: Cláudia Gadelha. Por supuesto, también está Rose Namajunas que ha venido mostrando su gran evolución y la invicta Tecia Torres, pero en estos momentos Jędrzejczyk versus Gadelha es la pelea con más sentido en las 115 libras.

Juliana Lima, Paige VanZant y Maryna Moroz se mantienen relevantes, por lo que se verá más de ellas en el 2016. Y lo mismo se puede esperar de la ex campeona de la promotora KSW, la polaca Karolina Kowalkiewicz que venció en su debut dentro del UFC a la ranqueada Randa Markos.

Regresando a las 135 libras, la brasileña Amanda Nunes, que es ranqueada como la peso gallo número cuatro del mundo, ha lucido increíble en sus últimos dos combates, mostrando una gran evolución; no sólo ha hecho gala de su pelea de pie para noquear a sus rivales—con sólidas patadas bajas y buenas combinaciones—sino también de su atractivo juego de piso. Y la venezolana Julianna Peña, por su parte, tuvo un triunfal regreso en este año anotando dos victorias consecutivas que la colocaron en la posición número cinco del ranking. Estamos hablando de dos contendientes que cerraron el año con buenas rachas que las perfilan como potenciales retadoras al título en el 2016. Pero antes de terminar el año hubo una sorpresa de última hora que le dio un atractivo extra a la categoría gallo femenil. La representante peruana—originaria de Kirguistán—y múltiple campeona en muay thai y K-1, Valentina Shevchenko, llegó al octágono del UFC superando a la veterana Sarah Kaufman y dejando así un claro mensaje en la división.

Las artes combativas femeniles continuaron moviéndose afuera del UFC, particularmente en su casa especial, Invicta FC. Por tan sólo cuarenta y tres segundos más que Ronda Rousey, la emocionante Cristiane “Cyborg” Justino tuvo dos rápidas y exitosas defensas de campeonato ante Charmaine Tweet y Faith Van Duin, a quienes terminó por la vía del nocaut. La brasileña se ha mantenido como la reina absoluta en los sesenta y seis kilos, sin tener a una fuerte contrincante, pero lastimosamente eso sólo ha servido para aumentar el deseo de verla competir en gallo, una categoría a la que aún no es capaz de bajar y en la cual podría sostener peleas más parejas e interesantes. Después de estar abogando por un combate ante Rousey y planeando bajar de categoría paulatinamente, “Cyborg” anunció que por el momento se quedaría en las 145 tras la derrota de Rousey.

La promotora Invicta FC ha sabido crear una gama de nuevo talento y eso se ha visto reflejado en su campeona paja, la jiu-jitsera Livia Renata Souza, y su campeona gallo, la golpeadora Tonya Evinger, quienes podrían llegar al UFC durante el próximo año. Souza es una gran promesa de 24 años y Evinger es una vieja conocida del MMA femenil. Aunque la veterana es un reto claro para cualquier campeona, ha expresado desconfianza en seguir sus pasos a UFC. Invicta FC empezará el 2016 rápidamente, con su primer evento el 16 de enero, donde aparecerán las campeonas “Cyborg” Justino para defender su título ante Daria Ibragimovic y Livia Renata Souza para enfrentar a DeAnna Bennett en las peleas estelares.

Este año ha sido muy activo para las MMA femeniles, que cerró a lo grande con Holly Holm tomando la antorcha y mostrando una evolución favorable con la llegada de peleadores más completas. Pero ha sido un año redondo, y a todo esto, ¿qué sorpresas le deparará el 2016?

Historias Relacionadas:

Tres libros que todo fan de las peleas debería leer en las fiestas decembrinas

2015: Otro año latino en UFC

De Kirguistán a Perú y al UFC: El debut de Valentina Shevchenko

Comentarios