Textos

Fedor regresó, pero sobretodo regresó el MMA japonés

Fightland Blog

Por Djatmiko Waluyo

Desde que se anunció que el retorno de Fedor Emelianenko sería en una nueva promotora japonesa llamada Rizin Fighting Federation, habían muchas incertidumbres girando alrededor de los sucesos, pero también habían muchos elementos que se juntaban para traernos un gran evento. Estaba detrás de todo esto el ex presidente de Pride FC Nobuyuki Sakakibara, el par de eventos se juntaban para el fin de año—una fecha que en Japón se utiliza para disfrutar una buena velada más que una fiesta alocada, y desde la época de Pride FC, ha sido una fecha importante para los eventos de MMA en Japón—y se juntaban una serie de prospectos talentosos, nombres establecidos y figuras legendarias para lo que podría reavivar el MMA japonés. Las incertidumbres alrededor de todo esto tenían argumentos lógicos, pues los eventos marcaban el debut de la desconocida Rizin, no se sabía la forma en la que regresaría un Fedor de 39 años, y no se anunciaba el rival de Emelianenko. Al final, Fedor regresó triunfante ante un peleador con dos peleas de MMA y más de 50 en kickboxing. La pelea fue más que nada una celebración hacia la figura de Fedor Emelianenko, pero más allá de una pelea estelar, Rizin Fighting Federation llenó huecos de la nostalgia del MMA japonés, recordado por muchos con la considerada época de oro de Pride FC, y el par de eventos nos trajeron buenas peleas de MMA, entretenidas y con talento de élite, mezclado con el espectáculo que saben montar los japoneses con figuras raras, de tamaños anormales y sin importar la habilidad demostrada, y un verdadero espectáculo con introducciones y entradas dramáticas, llevadas de la mano de nombres históricos.

El retorno de Fedor

Habían críticas alrededor del rival que se le había puesto a Fedor en su regreso. Jaideep Singh, originario de la India pero residente de Japón desde los tres años. Singh es un peleador que se mueve bien de pie con buen kickboxing, pero que en dos peleas de MMA había lucido lo novato que es en la pelea de piso. Fedor apareció cauteloso sin lanzar golpes mientras Singh lo rodeaba lanzando jabs y patadas. Fedor buscó el clinch, se separaron, y después “El Último Emperador” lanzó una combinación de poderosos volados que en múltiples ocasiones hemos visto. Singh se cubrió bien, pero al final terminaron en el piso, y básicamente terminó todo ahí. Fedor controló la posición y lo abrumó con su característico golpeo a ras de lona, mientras Singh nuevamente demostró poco entendimiento de lucha y grappling hasta que sucumbió a los golpes. Todo esto en el primer round.

Como mencionamos, más que una pelea estelar en la que los aficionados estaban ansiosos por ver una muy esperada pelea, fue una celebración a la figura de Fedor Emellianenko. Incluso antes de que empezara la pelea se le entregó un cinturón. Sin entender las palabras japonesas que explicaban el asunto, asumimos que era una forma de reconocer su trayectoria y lo que ha entregado al deporte y a la escena japonesa. Podríamos criticar el encuentro, pero a sus 39 años de edad, sin mucho qué demostrar y tras dejarnos un condecorado legado de MMA, fue un gran regreso de Fedor. Si busca hacer un regreso serio al deporte, es una buena forma para hacerlo e irá teniendo competencia más seria gradualmente. Si sólo quería sentir nuevamente la adrenalina y las endorfinas del MMA, simultáneamente dándole un poco de entretenimiento a sus seguidores, también fue una buena forma de hacerlo, y con ello cerró la estupenda velada de fin de año que montó Rizin Fighting Federation.

Les dejamos la pelea completa con las introducciones. La pelea comienza al minuto ocho.

El Gran Prix de Peso Completo

Nuevamente, con reminiscencia a los viejos tiempos, el Gran Prix de Rizin nos trajo un torneo de dos días con ocho peleadores de ocho países diferentes. Sin cortes de peso y todos bastantes ligeros para ser un torneo de pesos completos, los ocho competidores lucían en buena forma, atléticos y preparados. El nombre más reconocido era el de Muhammad Lawal, conocido también como “King Mo”, y demostró por qué era considerado el favorito.

El torneo presentó a mucho talento interesante. En lo particular me llamó la atención Vadim Nemkov, un ruso de 23 años que con pocas peleas profesionales demostró bastante tranquilidad y entendimiento del MMA, buena pelea de pie, buenas transiciones, buen piso. Pero al final su falta de experiencia se hizo presente. Después de ganar la primera ante Goran Reljic, caería ante un corrioso y resistente Jiri Prochazka, quien llegaría hasta la final para causarle problemas a “King Mo”. El lituano Teodoras Aukstuolis también dejó su impresión, y le inculcó ese elemento de entretenimiento en su entrada, con un kimono blanco roto de las mangas, a la Ryu de Street Fighter pero con peinado de Ken. Pero su rostro reflejaba la seriedad con la que tomaba la competencia. El peleador de 24 años noqueó al brasileño Bruno Cappelozza no encontró forma ante “King Mo” en la semifinal y tras recibir infinitos jabs, se encontró dominado en el encuentro, cayendo por decisión unánime.

La final entre “King Mo” y Prochazka cumplió. A lo largo del torneo, el checo demostró buen pateo, mucha agresividad y ofensiva, y buenas transiciones en el piso. Prochazka más que nada es un peleador correoso y resistente con un estilo poco ortodoxo y una fuerte mentalidad que le causaba problemas a todos, incluso al experimentado Muhammad Lawal, que se mantenía retrocediendo en toda la pelea ante el ataque constante. Al final “King Mo” encontró su momento en el piso con ground and pound, y cuando regresaron de pie, encontró el espacio exacto para colocar un derechazo que dejó a Prochazka completamente noqueado y bocabajo. Fue un gran torneo con un gran cierre en su final.

El Espectáculo de Medio Tiempo

En sí, no hubo espectáculo de medio tiempo. Pero fue sorprendentemente entretenido ver una pésima pelea entre la enorme y aclamada representante de jiu-jitsu brasileño, Gabi Garcia, y la luchadora profesional Lei’D Tapa. A sus 1.86 metros y casi 100 kilos de puro músculo, era difícil encontrarle un rival a Gabi Garcia, pero Lei’D Tapa levantó la mano y también carga su físico aunque un poco más discreto a sus 1.80 metros. Para la sorpresa de todos, básicamente, ninguna buscó el derribo y entre sus manotazos, Lei’D Tapa parecía dar la sorpresa al conectar un volado de izquierda que dejó a Garcia prácticamente noqueada. Se cayó ante las cuerdas y Tapa no supo finalizar. Garcia se recuperó y después en unos horrendos intercambios, Garcia conectó un golpe de reversa y finalizó con puños en el piso.

Bob Sapp es una superestrella en Japón. También es una burla constante para los aficionados de MMA. La imponente figura de Sapp, pesando alrededor de 150 kilos de músculo, es muy contraria a la forma de su pelea, lanzando peligrosos volados defensivos y con el miedo de ser golpeado impreso en su rostro. Tiene muchas más derrotas que victorias, pero al inicio de su carrera—hay que recordar—tuvo buenos resultados, venciendo a Ernesto Hoost en dos ocasiones, y en kickboxing, por cierto, y le dio la pelea de su vida a Minotauro Nogueira en apenas su tercera pelea profesional. Sin duda su tamaño mismo y su fuerza era su arma principal, pero poco a poco aparecía la esencia de Sapp, y más que ser una bestia era un gigante noble. Emparejar a Sapp, ahora de 42 años, con el famoso luchador de sumo hawaiano de 46 años, Akebono, también entra como espectáculo de medio tiempo. Fue una pelea extraña en la que Sapp lo golpeaba con sus volados y Akebono se adelantaba para engancharse sin respuesta alguna. El mismo físico deteriorado de Akebono creo que no le daba mucha ayuda y un volado de Sapp le abrió una cortada en la nuca. Era incrédulo ver cómo paraban la pelea a cada rato para atender la cortada y de repente habían siete personas atendiendo a Akebono en medio combate antes de continuar. Tal vez el mejor momento de la pelea fue ésa, viendo la reaparición de “Stitch” Durán como cutman haciendo lo que sabe hacer. Al final la pararon, Akebono consiguió su cuarta derrota en cuatro peleas de MMA y ambos dándole el toque extraño que todo evento japonés de MMA debe de tener.

Rizin Fighting Federation II

Hay que reconocer que Rizin cumplió. La Súper Arena de Saitama estaba repleta, las introducciones espectaculares, y todo el evento nos trajo de regreso a ese toque especial que tenía Pride FC con peleas entretenidas—incluso las de medio tiempo—bastante talento joven y una afición respetuosa llena de aplausos y ningún abucheo.

La noche abrió de manera grandiosa con Rena Kubota y Jleana Valentino en una movida pelea de peso paja, en la que la japonesa finalizó con una hermosa barra de brazo voladora. Los talentosos Brennan Ward y Ken Hasegawa se entregaron en una pelea en la que el estadounidense buscaba plantar sus golpes noqueadores mientras el japonés conseguía dominar con su lucha. Al final, Hasegawa bajaba su ritmo y terminaría con su primera derrota en su carrera tras recibir fuertes golpes de Ward en la pelea de pie hasta que éste consiguiera un mata león al terminar en el piso.

El coreano Soo Chul Kim abrumó al brasileño Maike Linhares, sin dejarle espacio alguno, avanzando constantemente hacia el clinch y castigándolo con golpes y rodillas cortas a corta distancia. No fue muy entretenida la pelea pero el ex campeón de One Championship demostró por qué está entre los mejores pesos gallo.

El encuentro de K-1 entre los pesos mosca Takeru Segawa y Yang Ming fue pura pelea. Los intercambios no paraban, la velocidad, la técnica, los movimientos, ambos recibían y ambos respondían con provocaciones verbales y gestos físicos. Pero Takeru fue imponiendo con mejor técnica, conectando con su rodilla al abdomen, manejando los ritmos en las combinaciones, plantando golpes y al final consiguió un nocaut técnico en el segundo round.

También aparecieron dos conocidos holandeses. El primero fue el galardonado Peter Aerts, uno de los mejores peleadores de kickboxing de peso completo de todos lo tiempos, y aunque se mantiene una condición estupenda, a sus 45 años ya es un peleador semi-retirado que de repente aparece. De frente tenía al lucahdor de sumo Baruto Kaito, originario de Estonia y con gran trayectoria en Japón. Fue mucho tamaño y mucho peso para Aerts quien resistió y tuvo sus momentos, pero simplemente no pudo con los casi 200 kilos de Baruto, quien lo enganchaba y lo llevaba al piso constantemente. El otro holandés fue Andy Souwer quien enfrentó a Yuchiro Nagashima. Ambos son principalmente peleadores de kickboxing y en esta entrada al MMA, Souwer encontró mejor posición en el piso y castigó constantemente a Nagashima hasta el nocaut técnico.

Kron Gracie y Asen Yamamoto representaron una siguiente generación. Kron, hijo de Rickson Gracie y Asen sobrino de “Kid” Yamamoto, generaron mucha expectativa, ambos siendo caras familiares para el público japonés. Yamamoto lució mejor de pie, aunque fue mucho trabajo en el clinch, y aunque Yamamoto es uno de los talentos más importantes de la lucha japonesa, el jiu-jitsu de Kron fue un espectáculo por sí mismo. Cuando Kron jaló a la guardia, todo cambió. Es un movimiento nada común ni recomendado en MMA, pero fue su mejor decisión. Yamamoto resistió y revirtió algunas posiciones, pero Kron manejaba las transiciones y la fluidez de sus ataques fueron impresionantes. Una barra de brazo parecía cerrar la pelea, pero el japonés resistió, aunque poco después un triángulo lo tenía tapeando.

Conclusión

Reiteramos que Rizin Fighting Federation cumplió con las mejores expectativas y se deshizo de la incertidumbre de lo que podría ofrecer una nueva promotora. El conjunto de talento, nuevos prospectos, peleadores establecidos y nombres legendarios fue la mezcla perfecta que hizo conjunto con el juego de luces y las entradas espectaculares. Hubieron vitorias individuales en cada pelea, pero sin duda el deporte salió ganando, los aficionados de la vieja escuela reencontrados con la nostalgia del MMA japonés y los aficionados más recientes introducidos a lo que esperemos sea la reaparición del buen MMA en Japón.

Historias Relacionadas:

Fedor Emelianenko encara a Jaideep Singh, y todos en peso para Rizin FF II

Rizin debuta: Shinya Aoki domina a Kazushi Sakuraba y "King Mo" sigue de favorito

Felices Fiestas: Bob Sapp y Akebono pelearán en la víspera del año nuevo

Comentarios