Textos

Fightland Presenta: Los Premios Slacky 2015

Fightland Blog

Por Jack Slack

Fotografía por Mike Roach/Zuffa LLC

La última cartelera de UFC del año está en la historia y es tiempo de reflexionar. Como con el año pasado, no quiero pretender que estos premios son representativos de cualquier cosa que haya pasado este año en el mundo de las peleas—no sé de los nocauts que ocurrieron en algún evento en el Amazonas, pero es probable que olvide algún evento espectacular pelea de algún evento de UFC si no puedo pensar en otra cosa. Por esa razón, tomen estas nominaciones a la ligera y con el espíritu de divertirse; no hay premios en verdad.

Hubo muchas peleas muy malas este año. Entre más peleas ves, más peleas malas tendrás que soportar. Pero aquí están los chicos y chicas que llegaron en los momentos correctos para recordarme exactamente la razón por la que me encanta este deporte y lo hermoso que puede ser.

Estrategia del Año: Rafael dos Anjos vs. Anthony Pettis
Ganador del año pasado: Jon Jones vs. Glover Teixeira

Con el ganador pasado del premio, muestro tendencia por los hombres que usan bien la jaula, pero de verdad que Rafael dos Anjos fue perfecto contra Pettis. Es una pena que la actuación dominante de dos Anjos en esa pelea sirvió para que Pettis fuera denunciado como un campeón de papel cuando sus habilidades eran de clase mundial y sus logros no eran tantos. RDA simplemente puso en problemas a Pettis y lo mantuvo ahí durante toda la pelea, y si hay algo que deberían aprender de los artículos Destronando al Rey y de los cambios de campeón de este año, es que nadie pelea como el mejor del mundo cuando se quedan en su parte favorita del juego.

El brillante pateo de Pettis, que dependía de patadas redondas anunciadas en las que casi brincaba desde su guardia clásica fue reducido a nada por la presión de dos Anjos.

Hermoso a la distancia, no tan útil con tu espalda contra la jaula.

Sin espacio para intentar patear sin que dos Anjos simplemente se adelantara y le lanzara golpes, Pettis se vio obligado a pelear con combinaciones uno-dos para tratar de alejarse de la jaula. E intercambiar golpes con la espalda a la jaula rara vez funcionan bien contra un golpeador preciso que conectará el cuerpo y la cara.

Pero es fácil encontrar agresividad—Gilbert Melendez intentó algo similar al presonar a Pettis contra la jaula. Cuando Melendez lanzaba combinaciones, era en pánico entre clinches y eran amplios y salvajes. En lugar de aferrarse a Pettis, dos Anjos simplemente lo contuvo con presión. Y de manera más importante, cuando Pettis atacaba, dos Anjos estaba en posición para defenderse, incluso al adelantarse: cubriéndose con el hombro, entregando distancia cuando era necesario, moviéndose en ángulos, y alejando a Pettis para que no pudiera conectar más de dos golpes.

Menciones honorables: Holly Holm dando una clínica de boxeo contra Ronda Rousey, mostrando las deficiencias en el golpeo de la ex campeona de peso gallo que muchos habían apuntado pero pocos pensábamos que Holm se mantuviera disciplinada lo suficiente para explotarlas. Mientras que su oponente fue la marca perfecta para ella esa noche, la disciplina de Holm fue inquebrantable y su movimiento de pies, movimiento de cabeza, conciencia del grappling y la precisión de sus golpes fueron perfectos. Es raro ver una estrategia llevada a cabo de manera tan perfecta y tal vez la invencibilidad de Rousey sirvió de ayuda. Si pensaste que elogiaría a alguien por cortar bien la distancia en la jaula, aquí hay un bien ejemplo de circular y en rara ocasión ser atrapado en el intento.

El trabajo de Nieky Holzken cortando la distancia en el ring contra el actico Raymond Daniels durante su primera pelea fue ejemplar ya que le dio a Daniels una difícil introducción en la diferencia entre pelear en espacios abiertos y pelear en el ring. Sin embargo, Daniels hizo un mejor trabajo en la revancha mostrando un compromiso de aprender la destreza. Definitivamente dos hombres a los cuales ponerles atención en Glory en el futuro.

T.J. Dillashaw merece una mención por su trabajo con fintas, ángulos y cambios de guardia contra Renan Barao, pero creo que lo mencioné el año pasado por una actuación similar, así que nunca tuvo la oportunidad de ganar el codiciado Slacky. Agregó jabs con la mano derecha esta ocasión y eso hizo interesantes los ataques desde el ángulo interior de los cambios de guardia.

Una última mención para Josh Barnett quien me hizo agradecer por una pelea de peso completo de cinco rounds por primer vez en la historia cuando boxeo y superó a Roy Nelson. Nelson nunca caería y Barnett tenía la resistencia para seguir adelante, así que obtuvimos veinticinco minutos de trabajo hermoso contra la jaula. Cambios de agarres, golpes al cuerpo, fue digno de admirar. Aunque quiero ver más movimiento lateral en otras divisiones, el boxeo sucio es algo en lo que todos en la división de peso completo deberían trabajar ya que luego de tres o cuatro minutos de ser conectado con golpes cortos dirigidos al plexo solar, casi cada peleador está demasiado agotado para lastimar a alguien.

Evento del Año: UFC 189
Ganador del Año pasado: Glory – Last Man Standing

No creo que sea una exageración decir que hubo demasiados eventos este año y que algunos de ellos fueron deprimentes. UFC 190 tal vez fue el momento más bajo para este escritos, cuando UFC apiló un montón de brasileños veteranos detrás de Ronda Rousey vs. Bethe Correia en una cartelera estelar interminable de siete peleas, y aún así se vendió como si fueran panecillos. La clínica de jiu-jitsu de Demian Maia contra Neil Magny fue lo que la salvó.

Para mí, UFC 189 fue el evento perfecto. Construyeron una cartelera estelar interesante y apilaron más excelencia detrás. No sólo usaron el resto de la cartelera como relleno. José Aldo se retiró de la pelea una semana antes y a nadie le importó. Incluso si McGregor se hubiera retirado, no habría existido razón para cancelar el evento. Las peleas bien planeadas en el resto de la cartelera actúan como un seguro para una cartelera buena.

McGregor versus Mendes fue un desmadre mientras duró y en otras partes de la cartelera teníamos a: Thomas Almeida respaldando su alboroto contra Brad Pickett, Gunnar Nelson versus Brandon Tatch, Jeremy Stephens versus Dennis Bermudez y a Matt Brown versus Tim Means. El hecho de que la pelea co-estelar entre Robbie Lawler y Rory MacDonald fuera una de las mejores peleas que he visto fue una feliz coincidencia que elevó mi aprecio por este evento. Así que si algún jefe de UFC está leyendo esto—cartelera de UFC 190: mala, cartelera de UFC 189: perfecta.

Mención honorable: Bellator Dynamite fue un intento honesto de armar una megacartelera, y las peleas de torneo resultaron bastante bien incluso si Francis Carmont fue llevado a la final como reserva. La cartelera fue una decepción, al llevar a bordo la marca de Glory, y luego usarla para hacer que peleadores de MMA pelearan combates de kickboxing. La única pelea real de Glory esa noche fue excelente, pero los fans fueron obligados a ver dos peleas deprimentes entre peleadores de MMAcon guantes grandes primero.

Remontada técnica del Año: Rose Namajunas
Ganador del Año pasado: T.J. Dillashaw

A pesar de ser elevada al cielo debido a su éxito en The Ultimate Fighter, Rose Namajunas tuvo un momento difícil en diciembre de 2014 cuando hizo su debut en UFC en una pelea de título contra Carla Esparza. Las patadas de Namajunas y sus golpes la hicieron ser derribada con facilidad y fue sometida en el tercer asalto. Luego de tomarse la mayor parte del año como descanso, Namajunas regresó para someter rápidamente a Angela Hill en menos de dos minutos y de nuevo como reemplazo para enfrentar a Paige VanZant.

Namajunas siendo descuidada el año pasado y derribada con facilidad.

VanZant estaba recibiendo el empujón de UFC en ese momento y empujada a peleas por la contención del título. Namajunas llegó y le puso un alto a eso. Contra otra oponente que hubiera buscado derribarla y presionarla con grappling—aunque uno menos pulido—Namajunas lució como el epítome de la agresividad contenida. Saltando hacia dentro y fuera, conectando derechas que hubieran hecho que Joanna Jedrzejczuk se sintiera orgullosa ya que ahora era VanZant la que lanzaba ataques salvajes con golpes y patadas. Cuando ambas se colocaban en el clinch y VanZant intentaba su proyección con agarre en la cabeza y brazo, Namajunas repetidamente tomó la espalda y la castigó por intentarlo.

Es un poco pronto para llamarlo un renacimiento técnico, pero el hecho de que Namajunas lució tan tranquila, y lo hizo en un escenario tan grande luego de tanto tiempo en el foco de atención me convenció de que su derrota ante Esparza hizo cosas buenas por ella. Si UFC opta por emparejar a Namajunas con Joanna Champion en algún momento de 2016, la veré con regocijo.

El premio “¿pero por qué…? Para el bajo Coeficiente intelectual en la pelea: Tim Boetch versus Dan Henderson
Ganador del año pasado: Ali Bagautinov versus Demetrious Johnson

Ahora, ya se que todos quieren que este premio se vaya para Ronda Rousey por sus ataques desesperados contra Holly Holm pero no creo que sea justo. Lo que Ronda hizo contra Holm—a menos de que seas uno de los pocos que creen que Ronsa decidió usar su golpeo contra Holm—es lo que ha hecho en cada pelea que ha tenido, y funcionó en la mayoría. Se adelanta en línea recta, su oponente se mantiene quita y lanza golpes o retrocede hacia la jaula. Para el MMA femenil, hasta ahora, ha sido una estrategia completamente legítima. No es buen golpeo y te haría caer contra un oponente del top diez en las divisiones varoniles, pero funcionaba.

Su esquina probablemente lo merece más por decir pocas cosas útiles y decirle a Rousey que su trabajo en el round anterior había sido “hermoso”. Eso, y es fácil juzgar a alguien por algo que claramente no ha aprendido. Rousey no tenía idea de cómo cortar la distancia en el octágono. Mientras tanto, este año muchos peleadores tomaron la decisión de hacer cosas que sabían que no debían hacer, y pagaron el precio como resultado.

Apenas hace unas semanas, Chris Weidman estaba en medio de una pelea contra Luke Rockhold, cuando decidió intentar una patada giratoria misma que Rockhold evitó, y pasó el resto del round golpeando al campeón desde la posición superior. Mientras que el 2013 pudo ser el año de las patadas de artes marciales tradicionales, 2015 pudo ser el año de lanzarlas mal.

También hace poco Junior dos Santos intentó una patada giratoria al final del primer round y entregó la espalda de la misma manera—aunque al esperar por el golpe estaba mucho más a salvo que teniendo a Alistair Overeem encima durante medio round. Y Sage Northcutt, quien empieza con una patada frontal cada pelea que he visto, terminó fallando una patada y fue derribado con facilidad por Cody Pfister como resultado.

Siento que el premio Slacky para la peor estrategia del año tiene que ser para Tim Boetsch. Contra Dan Henderson, quien tiene una sola manera de ganar peleas, y esa ocurre cuando su oponente le da la pelea que quiere, Boetsch decidió intercambiar y correr directo hacia una derecha. Lo único que Dan Henderson hace bien en este momento de su carrera y sólo durante el primer minuto de cualquier pelea. Henderson apenas puede cortar la distancia contra sus oponentes, pero Boetsch corrió con la cara adelantada y se paró en el lugar perfecto para que Henderson lanzara su “Bomba-H”.

Fue una jugada torpe por parte de Boetsch, quien por lo general cumple las expectativas y puede pelear para sacar lo mejor de los peleadores, pero lo peor es que convenció a Dan Henderson de seguir peleando a los cuarenta y cinco luego de ser finalizado en tres de sus últimas cinco peleas. La siguiente pelea de Henderson fue contra Vitor Belfort, y rápidamente fue pateado en la cabeza y dejado en el suelo de nuevo.

La técnica revelación del año: Patadas frontales
Ganador del año pasado: Barrida de Silla Eléctrica

 El año pasado terminé esta sección con:
“Las patadas con la bola del pie al cuerpo están volviéndose populares poco a poco. Las hemos alabado durante años porque funcionan muy bien, pero los peleadores son lentos al adoptarlas”.

De manera similar, el campeón de peso mediano de Bellator, Brandon Halsey perdió su título ante Rafael Carvalho con una patada frontal al cuerpo.

El valor de estas patadas ya no es debatible. Cuando son utilizadas, cambian peleas y rápidamente romperán la voluntad incluso de peleadores mejor acondicionados. Y la vieja excusa de que sólo Semmy Schilt podía lanzarlas por su tamaño ya no es buena.

Reflexionando

Con los números de los pagos por evento elevándose, y el formato aparentemente recuperándose, ha sido un año fantástico. Tenemos una revancha entre Holm y Rousey en el futuro y una defensa de Conor McGregor que probablemente generará muchas ganancias, el regreso de Jon Jones y para los fans de la técnica, T.J. Dillashaw y Dominick Cruz listos para pelear a cien millas por hora en poco tiempo. Toso eso y la revancha de Cain Velasquez y discusiones sobre retadores poco merecedores de una oportunidad por el título de peso wélter. Pero así es el MMA, para bien o para mal las quejas son tan bienvenidas como una buena pelea.

Entre Holly Holm explotando la falta de destreza de Ronda Rousey, Rafael dos Anjos consiguiendo el título presionando en su pelea, y Luke Rockhold y Chris Weidman lanzando docenas de golpes al cuerpo cuando hace dos o tres años hubiera sido una rareza en una pelea de título, no creo que haya discusión sobre que la calidad de las peleas continúa creciendo. ¿Y lo mejor del caso? La estrella revelación del 2016 aún está por revelarse. Habrá peleadores saliendo de las sombras y mostrándonos todo tipo de cosas divertidas de nuevo. Llega 2016, y trae contigo buenas peleas.

Compren el libro electrónico de Jack, Finding the Art, o encuéntrenlo en su blog, Fights Gone By.

 

Historias Relacionadas:

Fightland presenta: Los Premios Slacky 2014

Comentarios