Textos

Ilustración y Afición en las Redes: Entrevista con Erick Centeno

Fightland Blog

Por Tania Pereda

Ilustraciones por Erick Centeno.
Las redes y la tecnología permiten la difusión de información de manera casi inmediata. Nos encontramos en una era que habilita la comunicación entre distintos rincones del mundo a través de la virtualidad. Podemos compartir un talento, un estilo de vida o unas palabras y ser un éxito de la noche a la mañana. Aficionados y profesionales de cualquier área tienen las mismas posibilidades de exposición y fama. Digamos que, a veces, el internet crea fenómenos mas interesantes que un gato enojado, como es el caso de Erick Centeno, un apasionado dibujante que ha ganado reconocimiento por su trabajo a través de las redes sociales y que incluso, gracias a ellas, ahora considera como una opción, la idea de vivir de su arte.

Erick Centeno es un dibujante autodidacta que radica en Italia. Trabaja cómo técnico informático y estudia la Licenciatura en Economía. De niño, su padre le inculcó el gusto por el arte. Y aunque Erick no se considera un artista por que cree que esa palabra tiene mucho peso, sus seguidores de Facebook e Instagram—que juntos llegan casi a los 15 mil—aseguran lo contrario cada vez que su página revela una nueva ilustración.

“Para mí dibujar significa tranquilidad, un momento para mí mismo donde me olvido del mundo”, me platicó Erick. “Cuando tengo una hoja en blanco me imagino todo lo que puede suceder y no sé como va a terminar”.



El arte y el deporte comparten un mismo principio. Se necesita disciplina y práctica para llegar al perfeccionamiento de la técnica. Erick me confiesa haber sido un chico talentoso, cuyos amigos elogiaban su facilidad para el dibujo. Pero fue hasta hace un año que decidió tomar en serio sus habilidades para crecer su talento. Ahora dibuja diario. Usa fotos que le gustan como referencia pero ya no hace realismo, le interesa el movimiento.

El scribbling—o garabatear—en el dibujo es una técnica que permite trazos relajados y dinámicos que se van transformando conforme avanza el dibujo. Esta técnica permite capturar el movimiento del sujeto retratado rápidamente.


“Una cosa que también he retomado, al volver a dibujar, es la pasión que siempre he tenido por las artes marciales. Me gusta ver las peleas y quería de alguna manera integrarlas a mi vida. Al dibujar aprendo de MMA, es otra forma de entenderlas y disfrutarlas”.

Erick creció en Perú y practicó kung-fu durante un par de años. Cuenta que en Perú los chicos eran aficionados de las competencias de vale tudo que se transmitían desde Brasil. Que a pesar de no comprender del todo lo que sucedía al momento de la pelea, era una alternativa divertida y mas emocionante para los jóvenes que el box.

“Mis amigos y yo éramos ultra-fanáticos de Pride. Todos conocían a Royce Gracie porque pasaban en la TV sus peleas. Me gustaban mucho las presentaciones, eran espectaculares. Veías enfrentarse a personas de distintos tamaños y disciplinas, era como de película. En la época de Pride las reglas permitían peleas mucho más interesantes. Ahora siento que está muy limitado”.

Tiene predilección por los peleadores brasileños. Es fan de José Aldo y gran admirador de Wanderlei Silva, de quien hizo un dibujo y el cual el mismo Silva terminó publicando en su propia pagina de sus redes sociales. Fue una de sus satisfacciones más grandes, reconoce.

A pesar de llevar poco tiempo en esto, ya ha vendido algunos retratos de personajes famosos a otros aficionados. El precio ha sido simbólico y lo necesario para exportar su trabajo. No descarta en un futuro poder dedicarse al cien por ciento a la creación de imágenes, aunque por ahora desea terminar sus estudios en economía, cosa que seguramente lo ayudará a negociar su potencial carrera en las artes plásticas.  



Pueden acercarse más al trabajo de Erick Centeno en Instagram o en su sitio web.

Historias Relacionadas:

El MMA a través del dijubo: Entrevista a Lucky Nakazawa

Matchmaker de Ensueño: El Arte de Bryan Lee

Dan Panosian - La Historia de un Hombre en sus Manos

Comentarios