Textos

Jack Slack: Como T.J. Dillashaw derrotó al rey

Fightland Blog

Por Jack Slack

Como T.J. Dillashaw derrotó al rey.

 

En el UFC 173 fuimos deleitados con una hermosa decepción. T.J. Dillashaw salpicó a Renan Barao con golpes desde todos los ángulos y Barao nunca pudo encontrar una respuesta.

 

El evento fue grande. Vimos a Katsunoti Kikuno continuar sus intentos de hacerle un hara kiri a su carrera, mientras era sumamente superado por un mejorado Tony Ferguson. Vimos a Mike Chiesa verse desesperado de pie pero increíble cuando la pelea se fue a la lona. Disfrutamos a Daniel Cormier invocando a su “Fedor negro” mientras jugaba con Dan Henderson, y vimos a Robbie Lawler conectar sus puños contra el duro, pero superado Jake Ellenberger.

 

En vez de recurrir desesperadamente al equipo de Katsunori Kikuno para que lo regresara al nivel en el que solía ser mejor que Eddie Alvarez de pie (hazte un favor, y ve esa pelea, Kikuno fue increíble alguna vez), o enfocarnos en las peleas espectaculares de Robbie Lawler o Daniel cormier, hoy queremos enfocarnos en T.J. Dillashaw, y en cómo derrotó al rey.

 

Iniciando en el final

 

Por 23 minutos, T.J. Dillashaw hizo que Renan Barao luciera como si no perteneciera en la jaula. A lo largo de cuatro rounds y medio, él maltrató a Barao y se lanzaba dentro y fuera con golpes hasta que finalmente llegó el final en uno de los intercambios.

 

La semana pasada hablamos acerca de la tendencia de Barao de lanzarse a los golpes salvajemente cuando el deja su fórmula de golpeo de uno-dos a la vez.

 

 

En ese tiempo, dije que la imprudencia de Barao en los intercambios me hacía pensar que el fin de su reinado llegaría con un golpe en vez de caer por una desición, pero no me imaginé que Dillashaw sería el hombre que lo lograría.

 

El intercambio final resaltó exactamente lo que hablamos acerca del juego de pie de Barao. Una vez que él pasa el primer golpe y va dentro de un intercambio, su guardia desaparece. Él se inclina hacie enfrente en la cintura, saca su barbilla y baja la mano con la que no está golpeando, golpeando salvajemente.

 

 

En el último round, después de ser mordazmente desbaratado frente a todos, Barao mordió su protector bucal y tiró golpes, y cayó directo a las manos de Dillashaw. Dillashaw, quién mantiene sus manos listas, mueve su cabeza y no se sale de balance, solo destrozó a Barao en ese intercambio final y tiró al campeón al suelo, seguido de acabar el final.

 

Equivocaciones acerca de Barao

 

Naturalmente, ahora que Barao ha perdido, los foros están repletos de gente afirmando que él nunca fue tan bueno o -más desconcertantemente- perdió por que no sabe como contratacar. Mientras que yo critiqué anteriormente el boxeo de Barao en un artículo previo, pienso que es una asquerosa simplificación decir que perdió debido a su inabilidad de contratacar.

 

Para empezar, Barao tiene un buen contrataque cuando sus oponentes lo encuentran en el lugar que él quiere -un golpe a la vez. Urijah Faber fue encontrado con jabs de contra y ganchos de izquierda en sus dos encuentros con Barao mientras él cargaba salvajemente con golpes.

 

Lo que Barao vs. Dillashaw ilustró ampliamente fue la diferencia entre boxear y golpear. Barao puede pegar fuerte, todos sabemos eso, pero suelta y tira fuerte casi cada golpe. Dillashaw no estaba conectando golpes fuertes siempre, pero estaba conectando considerablemente, y esos se acumulan. El solo ritmo agotó a Barao a una vaina de lo que por lo general es para el último round, y la hinchazón alrededor de los ojos de Barao te debería dice que el conectar, conectando consistentemente, es conectar lo suficientemente duro.

 

Lo que en realidad complicó el proceso para Barao, y esto es algo que ya habíamos discutido la semana pasada, es que no tuvo oportunidades de contratacar. En sus encuentros contra Urijah Faber, o Michael McDonald, ellos caminaban lento y brincaban un poco, luego corrían lanzando golpes. Pero el suave Eddie Wineland, cuya actuación me impresionó mucho contra Barao, tenía a Barao cargando los golpes, esperando para golpear y luego contra golpeaba al aire a lo largo de la pelea.

 

 

Y eso fue lo que hizo Dillashaw. Él finteaba, fingía y se precipitaba dentro y fuera en toda la pela. Barao no tenía idea de cuando venía y no podía cargar sus golpes de contra. Una cosa es lo que hizo Dillashaw durante la pelea (lo repasamos la semana pasada) fue usar lo que Eddie Alvarez llama El Dardo.

 

 

Al entrar con un golpe recto, Dillashaw se saldría del ángulo, enfrentandolo a 90 grados del oponente, y tirar otro buen golpe. Él hizo esto algunas veces durante el combate y conectó el segundo golpe casi siempre, después de golpear a Barao con el primero. Moviendose fuera del alcance del golpe derecho como si fuera una técnica maravillosa porque es muy difícil para el oponente hacer como si pagaras si te sigues moviendo y disfrazas tu tiempo. Estas atravesando el frente y a su lado antes de que tengan tiempo de encontrarte a la mitad y enfrentarte.

 


 

Desde la la guardia de un zurdo, esta técnica es la favorita de Giorgio Petrosyan, quién por lo general se piensa que es uno de los mejores kickboxers del mundo.

 

En la orbe de las antiguas artes marciales japonesas existe una técnica llamada sankaku-tobi -el salto de triángulo. Es llevado a cabo al saltar fuera y alrededor de tu oponente y terminar detrás de él. No serás capaz de hacerlo al estilo de Ong Bak, pero la cosa más cercana que puedes intentar sin poderes mágicos es intentar saltar directo hacia atras de tu oponente fuera del dardo.

 

Dillashaw lo hace aquí en un intercambio, esquivando el segundo golpe pero inmediatamente siguiendo con un jab mientras rodea a Barao.

 

Y aquí está Roy Jones mostrando esa idea en su máximo esplendor. Difícil de hacer, pero es muy genial si las circunstancias te lo permiten.

 

Bajando en espiral

 

Nadie es invencible y no hay táctica que sea imparable. Se que a los fans de la pelea les gusta hablar de los campeones casi como si fueran dioses (solo ve las publicaciones en los foros sobre las oportunidades de Dillashaw antes de la pelea) pero una pelea es un juego de preguntas y respuestas con estrategia. Dillashaw peleó una pelea fenomenal que fue adaptada a Barao. Si Barao hubiera peleado de otra manera, o Dillashaw no hubiera revisado sus preguntas y respuestas, Barao pudo haberle dificultado la pelea a Dillashaw.

 

Uno de los factores principales fue la ingenua auscencia en la actuación de Barao fue su juego de pateo. Conectó unas pocas, y estoy seguro que dolieron, pero no hubo nada parecido a lo comprometido que él se muestra con eso normalmente. Esti es por que Dillashaw quitó sus patadas del camino. Si tu no sabes donde empezar con un oponente, es mejor quitarle lo que mejor hace y forzarlo a usar el plan b.

 

Los pies de Dillashaw lo seguían mientras él bailaba y circulaba. Esto significó que para patearlo, Barao tendría que adelantarse e ir tras ellos, no había una pierna frente presentandosele como objetivo.

 

Este es uno de los gajes de pelear -entre más escalonados esten tus pies en tu parada, puedes apoyarte de tu pierna trasera para generar poder. Pero, al ajustar tus pies niegas al objetivo de una patada baja y te puedes mover con mas libertad a los lados. Si empiezas a correr hacia él tratando de conectar patadas bajas contra este tipo de parado, especialmente contra un luchador fuerte, hay una buena posibilidad de que cuando te inclines para patear esa pierna, tu oponente de un paso al frente, absorba la patada y te ponga de espalda a la lona.

 

Aunque no mostró mucho de eso en ese combate, Dillashaw era el “luchador” y esa tenía que ser la principal preocupación de Barao al entrar. Cuando McDonald y Wineland pusieron a Barao en problemas en el juego de pie, él pasaba al clinch o intentaba derribos. El hecho de que fuera tan renuente a intentar eso contra Dillashaw aún cuando le estaba dando una paliza de pie te debería decir que incluso ausente, la lucha de Dillashaw jugó un papel importante en la pelea.

 

La distancia que mantuvo Dillashaw, y tener sus pies debajo de él -listos para moverse a los lados- de verdad se dejo ver cuando Barao intentaba su usual patada giratoria. Barao es muy minimalista: buen jab, buen volado, buena patada derecha baja, buena patada derecha desde atrás, y eso es practicamente todo de pie. Cuando se le acaban las ideas, intenta la patada trasera. Contra Eddie Wineland, le resultó. Contra Dillashaw, fue obvio que el representante del Team Alpha Male había entrenado para eso.

 

Cuando la patada trasera viene hacia ti, lo mejor que puedes hacer es tratar a tu oponente como si fuera una puerta giratoria. Su espalda se convierte en la parte de la puerta por la que puedes pasar. Lo sigues y te quedas en su punto ciego lo más que puedas mientras su patada falla. Lo dejas en una posición incómoda, fuera de balance y volteando su cuello para verte tan rápido como te adelantas con golpes.

 

 

Solo mira lo mucho que Barao tuvo que voltear su cabeza para encontrar a Dillashaw, quién ya está adelantandose con golpes. Esto paso cada vez que Barao tiraba esa patada. La distancia que Dillashaw mantuvo entre los dos por casi la mayor parte de la pelea significó que si Barao quería patear, tenía que acercarse a Dillashaw primero, anunciando sus intenciones.

 

Lo digo cada vez que pelea Anderson Silva o Lyoto Machida, pero el que de alguna manera controla la distancia, controla los intercambios. Controla los intercambios y la pelea es tuya para perderla.

 

Así que ¿donde estuvieron las debilidades en la actuación de Dillashaw?. Bueno, él camina con muchos de sus golpes, Esto es, él cambia su guardia en medio del ataque. Esto le dificulta mucho a sus oponentes seguirle el paso, causa que sus golpes entren en direcciones inesperadas y le permite quedar en diferentes ángulos en relación a su oponente. Pero también significa que se sale de balance cuando ataca. Si te dan un buen golpe mientras cambias la guardia, perderás el paso mucho más fácil que si te quedas en la misma guardia.

 

Este tipo de combinación. Solo apareció pocas veces contra Barao, pero sigue estando ahí.

 

El mejor ejemplo que te puedo dar es la única derrota por nocaut de Dillashaw, contra John Dodson. Mientras Dillashaw se acercaba, Dodson le dio espacio (no como Barao, que se quedaba parado e intentaba golpear) y lo tambaleó. Dillashaw estuvo tan fuera de balance que aunque claramente estaba consciente, nunca estuvo en una posición para recuperar su parado y la pelea fue terminada.

 

 

La última derrota de Dillashaw vino contra Raphael Assuncao. Es valioso notar que una de las cosas que Assuncao hace tan bien es muy importante en superar el golpeo de alguien como Dillashaw (con sus fintas y cambios). Contra Mike Easton en particular, Assuncao salió directo de su guardia con su jab con nada de anuncio. Se ve extraño, y no se ve como si hiciese daño, pero toma muy poco esfuerzo y castiga al oponente por acercarse con agresividad ya que eso prové la fuerza del golpe.

 

Pero esa es una especulación para otro día, por ahora solo disfrutemos de la increíble actuación y aplaudamos por haber sido capaz de hacer lo que otros treinta peleadores no habían podido hacer -derrotar a Renan Barao.

 

 

Compra los e-books de Jack, Advanced Striking y Elementary Striking en su blog, Fights Gone By. También lo puedes encontrar en Facebook y Twitter.

 

Lee estas historias relacionadas:

Jack Slack: Glover Teixeira en un Golpe

Gloria, venganza y validación: La última pelea de Duane Ludwig como entrenador principal del Team Alpha Male

TJ Dillashaw y la pelea de campeonato, una historia tipo Rocky

 

 

Comentarios