Textos

La Bienvenida a UFC de Máximo Blanco

Fightland Blog

Por James Goyder


Fotografía por Josh Hedges/Zuffa LLC vía Getty Images

Para el público en Estados Unidos la cartelera del UFC Fight Night: Hunt vs. Nelson comenzó muy tarde en una noche de viernes, pero tuvo el mejor comienzo posible cuando Máximo Blanco y Daniel Hooker empezaron una guerra en la pelea inaugural del evento.

Fueron tres rounds memorables para cualquiera lo suficientemente afortunado para haberlo visto en Fight Pass pero el significado de este momento fue aún más grande para Máximo Blanco, quien, a pesar de nacer y ser criado en Venezuela, se siente más familiarizado en este momento con Japón que con su país natal.

El peso pluma de 30 años fue uno de los peleadores que se unieron a las listas del UFC cuando Zuffa adquirió Strikeforce, pero el viaje de Blanco en el MMA data desde el día en que dejó a sus amigos y familia en Sudamérica para comenzar una nueva vida en Japón.

“El director de la Federación Japonesa de Lucha, el Sr. Fukuda, me reclutó de Venezuela así que me transferí a la secundaria Ikuei en Sendai. Tenía 15 años”, le dijo a Fightland.

Al ser desarraigado de un país y una cultura que había conocido toda su joven vida y ser reubicado en Japón, fue una experiencia traumática para Blanco, quien dice que no tenía las habilidades como para lidiar con algunos de los retos que estaban por presentarse.

“En ese entonces, no pensé mucho en cómo sería mudarme a Japón, sólo estaba ansioso de ver otra parte del mundo. Por ejemplo, mi mamá me dijo que estudiara japonés pero no lo hice porque pensaba que todos hablaban español, así que, ¡cuando llegué a Sendai me sorprendí de que nadie entendía mi idioma!”.

En este tipo de situaciones un adolescente se hundirá o nadará, y Blanco eventualmente se inmerso en el idioma, la vida y la cultura japonesa.

“Bueno, nadie hablaba español, pero uno de los asistentes del entrenador en la secundaria Ikuei era de Venezuela, entonces eso me ayudó mucho y ahora de hecho escribo, hablo y leo mucho mejor en japonés que en español”, nos comentó.

Luego de disfrutar de un lapso exitoso con las promotoras japonesas Sengoku y Pancrase, ganando el título de peso ligero con esta última, Blanco firmó con Strikeforce en el 2011 e inmediatamente fue lanzado contra uno de los mejores peleadores de la división, Pat Healy.

A pesar de sufrir una derrota en el segundo round vía sumisión, poco después le ofrecieron a Blanco una pelea en el UFC, que para ese momento ya compartía una compañía matriz con Strikeforce. Había peleado seis veces en el octágono al tiempo de este artículo pero la pelea del mes pasado contra Hooker fue su primer combate en Tokio desde 2010.

Fue una emocional bienvenida para el sudamericano quien dice que sus representantes necesitaron hacer un poco de trabajo para asegurarse de que los fanáticos japoneses se dieran cuenta de quién era el rostro que les parecía familiar.

“En Japón me conocen como ‘Maxi’, no como Máximo Blanco, así que creo que mis representantes y Densu tuvieron que hacer más trabajo de relaciones públicas para hacer que los fanáticos japoneses se dieran cuenta de que ‘Máximo Blanco’ era el mismo ‘Maxi’ que peleaba en Sengoku y Pancrase”, nos dijo Blanco.

Luego de terminar sus estudios, Blanco no sabía qué hacer, y al crecer en Japón durante el auge de Pride no necesitó mucho aliento para darle una oportunidad al MMA.

“Después de graduarme de la Universidad de Japón, el director Fukuda sugirió que intentara MMA y dije, ‘está bien’. En ese entonces veía Pride y otros eventos de MMA así que sabía lo que era el MMA, y pensé ‘puedo hacerlo’”.

A pesar de pasar cuatro años peleando exclusivamente en el occidente, nunca se ha sentido tentado a reubicar sus entrenamientos a una locación más conveniente y Blanco sigue entrenando en Japón.

“Por lo general hago mi campamento de entrenamiento en Japón, principalmente en Alliance y con el equipo de lucha de la Universidad de Japón”.

Blanco sólo ganó dos de sus primeras cinco peleas profesionales de MMA pero consiguió una racha de seis victorias que culminaría cuando le ofrecieron un lugar en las listas de Strikeforce y una pelea con Josh Thompson, quien sufrió una lesión y al final fue remplazado por Healy.

De la misma forma en la que Blanco empezó su carrera con un lento comienzo en los días de Pancrase y Sengoku, no logró hacer una impacto inmediato en el UFC. El venezolano logró un récord 1-3 en sus primeras cuatro peleas dejando su futuro en el UFC viéndose algo incierto.

Las cosas han tenido un giro enfático con victorias sobre Andy Ogle y Hooker, y dice que la última actuación hubiera sido más impresionante si no hubiera sido por un error de juicio con su corte de peso.

“Cometí un error al cortar peso. Estaba en el peso el día anterior al pesaje así que no comí mucho durante un día completo y creo que esa fue la razón por la que tuve un problema con mi rendimiento cardiovascular en esa pelea. Además de eso, estoy feliz porque esa fue mi segunda victoria consecutiva”.

La pelea contra Hooker estuvo llena de acción para que los fanáticos y los miembros de los medios especularan que ambos hombres se llevarían a casa un bono, pero el evento UFC Fight Night: Nelson vs. Hunt resultó ser una de las mejores carteleras del año con muchas finalizaciones y batallas memorables.

Eso significó que Blanco se perdió el bono de “Actuación de la Noche” que en una cartelera normal seguramente se habría llevado, pero eso no es algo que le quita el sueño al peleador peso ligero.

“De hecho creo que no había pensado en eso hasta que me lo preguntaste. Sí estaría muy feliz con 50 mil dólares extras pero creo que tendré otra oportunidad de ganar un bono, así que estoy bien”.

El MMA en Venezuela está en su infancia así que es probablemente seguro decir que Blanco es el mejor peleador libra por libra que el país ha producido en su historia. Dice que le gustaría pelear ahí algún día pero en realidad no está siguiendo la escena en Sudamérica.

“He vivido en Japón durante casi 15 años así que no estoy muy enterado del MMA en Venezuela. Ahora creo que el país tiene muchos asuntos con los cuales trabajar pero si el UFC hiciera un evento ahí, me encantaría pelear en Venezuela”.

No es probable que a Blanco alguna vez se le presente la oportunidad de pelear en una cartelera de UFC en Caracas pero después de obtener victorias consecutivas está firmemente establecido en la división de peso ligero y dice que sigue disfrutando de la gloria de su última victoria en Japón.

“Me siento muy bien porque es muy difícil ganar dos peleas al hilo en el UFC. ¡Es bueno estar de regreso!”

Historias Relacionadas:

La Noche en la que todo Cambió: UFC Japón

Dejé Wall Street para convertirme en Peleador de MMA en Perú

El Futuro Argentino Llegó: Emiliano Sordi está aquí

Comentarios