Textos

La Pelea más Grande de Todos los Tiempos: Muhammad Ali versus Superman

Fightland Blog

Por Nick "The Tooth" Gullo

La otra noche estaba en una fiesta, y me escabullí lejos de la multitud que estaba cerca de la alberca, y merodeé por la casa buscando un baño—subí las escaleras, pasé por una puerta cerrada, y ¿qué carajo? Me encontré en una cueva de machos que le hacía competencia a la cueva de Batman: mesa de billar, cuatro pantallas planas LCD en la pared, playeras de beisbol enmarcadas, cerveza de barril, y encima de un amplificador de guitarra, la más irreal estatua de Muhammad Ali contra Superman.

¡Sí, el mismísimo Ali frente a frente con el Hombre de Acero!

Como fanático tanto de los cómics como de las peleas, este enfrentamiento fue más allá de mi comprensión. Un error de la Matrix, seguramente.

Cada héroe medía tal vez veinte centímetros de altura, e inspeccionando cada ángulo de la cosa, evidentemente era mercancía oficial de DC Comics. Así que saqué mi celular, tomé algunas fotos (sí, me tomé la selfie obligatoria inclinándome sobre los dos titanes como un gigantesco Guasón), mientras giraba para irme de ahí, noté en la mesa de centro un comic de pasta dura con un dibujo de la misma escultura.

Al diablo la fiesta. Me serví un vaso de cerveza de barril y me acomodé para leer un poco.

Resulta que en 1978 una especie galáctica rodeaba la Tierra con una monstruosa flota de naves espaciales, y su líder amenazaba con destruir el planeta a menos que nuestro mejor peleador enfrentara al suyo, mano a mano.

Tanto Superman como Ali dieron un paso al frente. El líder villano demandaba que pelearan uno contra el otro para determinar al mejor. Sólo que, aquí está el giro, Superman tenía que pelear sin sus poderes.

Estamos hablando de mortalidad inducida por el sol… ¡PUM!

Pasaron treinta minutos y estaba babeando entre las páginas, estudiando cada palabra.

No es sorpresa que la comercialización de los deportes es un gran negocio. Gran, gran negocio—estimado en $12.5 mil millones de dólares anuales tan sólo en Estados Unidos y Canadá. Piensa en camisetas, posters, calendarios, figuras de acción, videojuegos. Asiste a una Expo UFC y encontrarás más mierda de la que puedes entender. Y es un juego fácil al que se puede entrar—sólo encuentra un peleador amateur que creas que tiene buen futuro, págale a él o a ella una pequeña cantidad por su aspecto, digamos por un periodo de diez años, luego siéntate y reza para que sea el próximo Brock Lesnar.

Dejando las patentes a un lado, y olvidando otros hitos—ratings de televisión, patrocinios, apariciones en películas—¡yo digo que el deporte no ha llegado hasta que un peleador de MMA aparezca en las páginas de un cómic popular!

Claro, hace unos años el UFC creó unos cómics promocionales que presentaban a Anderson Silva y Chael Sonnen para hacerle alboroto a su revancha. Estuvo suave, pero no era un cómic oficial.

Luego, Quinton “Rampage” Jackson salió en su propio comic, que era, pues equis, pero no lo voy a criticar. El punto es que, no es lo mismo.

Así que, ¿sucederá algún día? Con Georges St. Pierra en la banca, y Anderson Silva recuperándose y probablemente nunca retando por otro cinturón, tal vez Ronda sea la próxima Vengadora. Tal vez. Pero yo digo que va a necesitar algo más que sólo romper brazos y aparecer en comerciales de telefonía celular y películas—Ali trascendió el ring por su valor moral que lo estimuló a levantarse en contra del sistema que, Ali sentía, estaba llevando a cabo una guerra injusta.

Hasta que llegue ese momento, ve estas asombrosas piezas que presentan a Fedor y a Nick Diaz.

Concepto dibujado por el aclamado “Reverendo” Dave Johnson, un artista de portadas para Marvel, DC y más.

Concepto dibujado por el ilustre Dan Pansonian, cuyo trabajo ha aparecido en imprenta de cómic.

Ah, de regreso a Superman versus Muhammad Ali (alerta, para aquellos que no han encontrado una copia, y/o no quieren gastar $350 dólares en eBay): Ali, utilizando sus superiores habilidades, superó al mortal Superman. Lo que estableció la transmisión de pago-por-evento más grande de todos los tiempos. Se transmitió a miles de mundos a través del universo, todo con Jimmy Olsen comentando el evento. Por supuesto Ali derrotó al monstruoso Hun'Ya, como era previsto, en el cuarto round. Después de algunos conflictos más, Ali y Superman salvaron el planeta, y al final, me serví otra cerveza.

Historias relacionadas:

Muhammad Ali es el Más Grande de todos los Tiempos

Fallon Fox, la Primera Peleadora Transexual de MMA es una Súper Héroe

 

 

Comentarios