Textos

TUF Latam II: Los derribos con Enrique Barzola

Fightland Blog

Por Djatmiko Waluyo

Fotografía por Brandon Magnus/Zuffa LLC.

Mientras UFC se prepara para su regreso a Japón y los eventos numerados presumen peleas de campeonato en búsqueda de romper récords en Australia, la segunda temporada de The Ultimate Fighter Latinoamérica sigue. El episodio anterior tuvo una gran pelea entre el español Enrique Marín y el argentino Kevin Medinilla en la categoría peso wélter, en el que Marín dio la sorpresa para desbancar a la primera elección del equipo liderado por Efraín Escudero. Con esto, Kelvin Gastelum eligió al chileno Jonathan Ortega de su equipo, y por el otro lado al peruano Enrique Barzola.

Tal como lo explicó Gastelum, Ortega se le ha considerado como el peleador con mejores habilidades en el piso, con una fuerte base de jiu-jitsu brasileño, misma que veían ideal para contrarrestar la lucha de Barzola.

El combate entre Ortega y Barzola fue uno de pocos acontecimientos extraordinarios. Cuando dos peleadores con base en el piso – como fue el caso – se enfrentan, muchas veces terminan los peleadores manteniéndose de pie debido al respeto que se le tiene al oponente en su trabajo a ras de lona. Así, Ortega y Barzola salieron lanzando varias patadas, la mayoría redondas, pero con poco éxito, mayormente debido a la falta de preparación de los ataques, pues lanzaban las patadas aisladamente y rara vez en una combinación. Ortega después amarró una patada para buscar el clinch, pero Barzola dominó la posición y terminó con el derribo de una pierna, o bien, el single leg takedown. Los derribos de Barzola le darían en última instancia la victoria, y éstos fueron el movimiento clave de la semana.

Ninguno de los dos lograba encontrar el mejor ritmo en la pelea de pie, aunque Barzola demostró un buen recto en contragolpe, esperando el ataque, generando espacios y acortándolos de inmediato con un recto. Sin embargo, los derribos del peruano en el primer round y en el tercero fueron la clave de su victoria.

Desde el clinch, y con la espalda contra la reja, Barzola revirtió, girando a Ortega y al mejorar su posición, logró bajar su nivel para amarrar una pierna, apretar ésta entre las suyas, torcer el cuerpo y meter la cabeza para finalizar el derribo de una pierna. La especialidad de jiu-jitsu por parte de Ortega lo hacía no preocuparse por el derribo y en vez de seguir defendiendo éstos, buscó meter una guillotina; pero Barzola escapaba y al final terminaba acumulando el derribo, posición superior y encajando unos golpes a ras de lona.

Ortega trabajó mejor el segundo round, manteniendo el ritmo de la pelea, y por ende, empatando las tarjetas; pero en el tercer round Barzola regresó al derribo para asegurar la victoria. Menos técnico que el derribo de una pierna del primer round, Barzola entró con potencia hacia las dos piernas de Ortega. Aunque la técnica no fue la más depurada, bajando de nivel con su cintura en vez de sus piernas, y estirando sus brazos completamente contra las piernas de Ortega, lo que hizo muy bien Barzola en este derribo fue seguir el movimiento hasta finalizar el mismo. Muchas veces los peleadores no completamente familiarizados con la lucha entran al derribo y detienen el impulso justo cuando se topan con el cuerpo de su oponente y sienten el intento de defender, cuando en realidad lo que se debe de hacer es seguir presionando, empujando con las piernas, cambiar de dirección y cerrar los agarres. A pesar de no estar en la mejor posición, Barzola hacía esto y concretaba los derribos. También Ortega nunca se sintió con la necesidad de defenderlos debido a su avanzado jiu-jitsu, pero si las sumisiones no entran, en MMA, ceder el derribo, y estar con la espalda contra la lona mientras el oponente sigue lanzando golpes—incluso cuando no son contundentes—es prácticamente perder el round. Momentos después, el peruano consiguió otro derribo de una pierna y se mantuvo encima.

Así, Barzola aseguró la decisión y le dio otra victoria al Equipo Escudero mientras recuperaban el control. Efraín Escudero llamó a dos mexicanos para el siguiente combate, a Héctor Aldana del equipo opuesto y Álvaro Herrera de su equipo.

Historias Relacionadas:

TUF Latam II - Episodio 5: Recuperando la ventaja

TUF Latam II: La psicología con Enrique Marín

Con sello peruano, Enrique Barzola quiere marcar huella en TUF Latam II

Comentarios