Textos

Voltaire y el Vale Tudo: Las Raíces del MMA en la Ilustración

Fightland Blog

Por Pedro Olavarria

El MMA es el nieto de la Ilustración. Desde los mediados de los 1600 hasta finales de los 1700, Europa comenzó a despertar del prolongado letargo mental y la obediencia a la Iglesia y al Estado. Durante este tiempo, figuras racionales como Locke, Voltaire, Montesquieu, Bacon, y Newton le abrieron los ojos al Occidente, mediante nuevas formas de adquirir conocimiento. Locke, Voltaire, y Montesquieu también fueron grandes influencias para los llamados padres fundadores de los Estados Unidos, pues los escritos ayudaron a encender la Revolución Estadounidense. Hoy en día sus ideas son menospreciadas por la mayoría de nosotros, consideradas como sentido común, pero ¿de qué manera es el MMA el nieto de la Ilustración?

Cuando hacemos una retrospectiva de las artes marciales, antes de la llegada del MMA, es asombroso lo que se consideraba como un entrenamiento práctico para una pelea real. Hasta hoy en día, algunos juran que el chi puede ser utilizado en la defensa personal. En los Estados Unidos, muchos artistas marciales entrenaron sin una saludable dosis de escepticismo. Hay legiones de artistas marciales pre-UFC que pueden dar testimonios del estatus tipo culto profético que algunos instructores mantenían frente a sus alumnos. Algunos podrían decir que aún existe hoy en día. Cualquiera que entrenó en los 80 o inicios de los 90 probablemente tuvo algún conocido que les mencionó que las artes marciales eran inútiles en combates reales, pero en vez de tomar dicha crítica con seriedad, decidieron perfeccionar esa forma. Nadie quiere gastarse 700 pesos al mes para mantener la posición de caballo (como sentadilla) durante horas por semana, o lanzar navajas mientras gritan frases en japonés o coreano, sólo para admitir que les están viendo la cara. En este ambiente, la charlatanería prosperaba y a pesar de los mejores esfuerzos del MMA, aún prospera en ciertos círculos. Si bien no todos los artistas marciales estadounidenses y europeos aprendieron de esta manera, se hizo lo suficiente para justificar el estereotipo.

Esta ingenuidad pre-UFC posiblemente esté arraigada del mito del místico y mágico Oriente. Innumerables películas estadounidenses le requieren al protagonista anglosajón visitar los Barrios Chinos para aprender alguna técnica antigua, adquirir un pergamino hechizado, comprar una mascota mitológica o viajar al inframundo. Las historias de Jedi asiáticos hicieron cultura general del mito de que el entrenamiento de artes marciales era suficiente para registrar sus manos como un arma mortal. En realidad, nuestros entrenadores de lucha en la preparatoria sabían más de un combate real que los monjes Shaolín. Esta situación en Estados Unidos era paralela a los principios de la Europa moderna, antes de la Ilustración, en el que los reyes se consideraban reinantes por investidura divina y se creía que el geocentrismo antiguo de la Biblia describía el cosmos como realmente es.

Fue Voltaire quien dijo: “La duda no es una condición placentera, sino ciertamente absurda”. Voltaire creía que nada podría ser considerado con certeza absoluta. Esto lo basaba en la observación de que todo “hecho” de la historia y la ciencia ha pasado y pasará por cierto nivel de revisión. Para Voltaire, lo que conocemos como verdad es, a lo mucho, una colección de teorías funcionando. Para Voltaire, esto significa que deberíamos seguir investigando con más profundidad hacia una aproximación de una verdad objetiva. Este agnosticismo no es una mera confesión a la falta de conocimiento; es una determinación por demostrar todas las cosas antes de que sean aceptadas, y después de probarlas aún más, para buscar una mejor explicación. De esta manera, los Gracie y la primera generación de peleadores de vale tudo eran como científicos y filósofos de la Ilustración

Importado a los Estados Unidos por Rorion Gracie, el Reto Gracie fue un cambio total de las actitudes estadounidenses hacia las artes marciales. En vez de ser “demasiado letal para el ring” o “sólo como último recurso”, el genio real del jiu-jitsu Gracie es el ser puesto a prueba en combates reales. Hay que mencionar que Helio y Rolls hicieron mucho con su genialidad técnica combinada, para enseñar y demostrar el arte. Sin embargo, habrían fracasado si los Gracie no hubiesen peleado verdad.

En vez de tener una confianza implícita, arraigada en el orientalismo, el Reto Gracie funcionó en base a la incredulidad. Al decir que pelearían con cualquiera para demostrar que el jiu-jitsu Gracie es efectivo, los Gracie estaban implicando que ninguna técnica o estilo de arte marcial debería ser aceptado sólo en teoría o en misticismo. Al contrario, todas las técnicas deberían ser puestas a prueba en peleas reales, sin reglas y sin límites de tiempo. Lo mismo es cierto para los eventos originales de UFC, que estaban hechos para determinar cual de todos las artes marciales era la más efectiva, y por extensión, cual funciona en una pelea real. El espíritu de los eventos originales del UFC era el espíritu de la Ilustración, de comprobar todas las cosas por un cuestionamiento científico y no por una fe ciega a dogmas, ya sean políticos o religiosos.

Obviamente, el UFC es un negocio y el MMA ha entrado, se podría decir, a la cultura general. Es divertido y emocionante; no necesitas un conocimiento en artes marciales para entenderlo. Considerando esto, para los que están interesados en las artes marciales, el MMA aún es el territorio para demostrar lo que es realista y lo que no, aunque haya infinitamente más variables en una pelea callejera. Voltaire nos recordaría que realmente no “sabemos” nada sobre pelear. Así como los peleadores en los 2000 sabían más que los de los 90, y los de hoy en día saben más que las generaciones anteriores, los fanáticos y peleadores del futuro sabrán más de lo que sabemos nosotros. Es como las artes marciales continuarán desarrollándose; y el octágono es una parte irreemplazable de ese proceso.

Historias Relacionadas:

La Filosofía y la Pelea de Kierkegaard: El Mareo de la Decisión

La Estrangulación de Bulldog: El Renacimiento de la Lucha Catch

El Feminismo de Simone de Beauvoir y el MMA Femenil

Comentarios